Un cliente de Promología, reacio a realizar una campaña publicitaria con caramelos y bombones, comentaba lo que no le gustaba de estos productos promocionales: eran demasiado efímeros.

Y tenía toda la razón. Los caramelos, los chocolates propiamente dichos son efímeros, y malo sería que no lo fueran. Cuando se los regalamos a alguien nuestra intención es que se los coman. Si lo hacen al poco tiempo de recibirlos, mejor. Significa esto que los encontraban apetecibles y tentadores, como deben ser los dulces.

EN PROMOLOGÍA NO VENDEMOS CARAMELOS, NI CHOCOLATES.

La base de la publicidad

Esta frase de Una serie de televisión viene muy a cuento cuando hablamos de los caramelos y chocolates publicitarios.

Por eso no nos importa demasiado que estos sean efímeros. Y es más, estamos de acuerdo en eso.

Vendemos un tipo de publicidad que se engloba dentro del marketing promocional y  que ayuda a crear marca, y, en lo que estamos en absoluto desacuerdo, es que la publicidad asociada a caramelos y chocolates sea fugaz.

Fuera del mundo de la empresa se utilizan continuamente productos perecederos para demostrar afecto o amor; bombones, flores, vinos,…, y, aunque la duración de estos es fugaz y su objetivo es apenas durar unos minutos, unas horas o unos días, la intención, que no es otra que demostrar un sentimiento de aprecio o cariño, permanece, muchas veces, para siempre.

COMUNICAR CON SENTIMIENTO.

La publicidad en caramelos y chocolates es distinta, y como tal debe ser utilizada. No nos va a servir si lo que perseguimos es que el público tenga a mano nuestro teléfono, pero sí nos puede servir para otras muchas cosas:

  • Da a conocer una marca y un slogan con facilidad.
  • El público recuerda la marca mucho después de consumido el producto.
  • Se relaciona la marca con el buen gusto y lo exquisito. Muchas veces, en el caso de caramelos y bombones de marca, con lo exclusivo.

Un regalo refleja a la persona (o en nuestro caso empresa o institución) que lo ofrece; en él expresamos nuestras emociones y en el caso de los caramelos y chocolates promocionales, expresamos a nuestro público afecto mediante un producto delicioso, en un acto elegante y distinguido, que deja una importante huella en el receptor.

¿REGALAR CARAMELOS O BOMBONES PROMOCIONALES?

Tanto unos como otros harán que el público asocie su marca a un sabor exquisito. Hay para todos los gustos y presupuestos en multitud de formatos diferentes:

¿Para coger? Tal vez su intención sea colocar un gran cuenco lleno de dulces para que el público coja lo que le apetezca. Entonces necesitará algo no demasiado caro y le podrían servir muchos caramelos, piruletas, chupas y bombones de gama baja.

¿Para dar? Entonces en Promología le aconsejaríamos entregar caramelos o bombones de mayor calidad o entregar bolsitas, cajas o estuches con varias unidades de gominolas, chicles, caramelos, napolitanas,…

Puede estar seguro que en el amplio catálogo de caramelos y chocolates para publicidad (nuestra web es solo una pequeña muestra de los cientos de productos disponibles) encontrará el producto ideal para su empresa, para el evento, para el producto,…

Los caramelos promocionales pueden ser con o sin azúcar, blandos o duros, con o sin palo, en sobres o envueltos de varias formas, en cajas, en bolsas,…..

Los chocolates publicitarios pueden ser bombones, chocolatinas, monedas, figuras, con palo, en cajas, estuches, con azúcar, sin azúcar,…

Miles de posibilidades para transmitir un mensaje de afecto.

Y, no se olvide, lo dulce es efímero, pero los recuerdos y los sentimientos, no.

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso.   © Promología ®

Desarrollado por Hacermiweb